Himno Nacional Argentino

Todo sobre Himno Nacional Argentino

¿Qué tiene el Himno de la Argentina que hace que muchos se hayan enamorado? ¿Su letra? ¿Su música? ¿O puede que sea lo agradable que resulta por la pasión que se lo “canta” en los Mundiales? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el himno de los argentinos.

Historia del Himno Nacional Argentino

La creación del Himno Nacional Argentino comienza en un espectáculo. Cuenta la historia que todo comenzó con la asistencia de Vicente López y Planes al Teatro El Coliseo. Allí, en mayo de 1812, Blas Parera le ponía su música a la obra 25 de Mayo e inspirado por el coro, esbozó los primeros párrafos del que, finalmente, sería la canción patria más representativa de los argentinos.

Existen dos versiones de historiadores sobre cómo transcurrieron los hechos. Por un lado, unos dicen que ya había un himno patrio ya en 1810. Por el otro, la visión que tomó más fuerza con correr del tiempo: el Cabildo estaba empecinado en buscar diferentes autores y compositores para su creación. En ese sentido, Conociendo la gran importancia que los cantares heroicos tienen para levantar y simbolizar el entusiasmo patriótico de los pueblos, se tuvo que seleccionar entre dos obras. Una de ellas fue la de Fray Cayetano Rodríguez, un religioso que fue el primer bibliotecario de la Biblioteca Nacional, formó parte de la Asamblea de 1813 y luego fue diputado de Tucumán; y la otra de Vicente López y Planes.

Sobre la selección de la canción, también hay distintas aristas. Aunque no existen datos para poder corroborarlo, algunos aseguran que luego de escuchar ambas composiciones, la elegida habría sido la de Rodríguez, aunque éste, al oír la de su competidor, habría retirado la propia. Otros historiadores que se encargaron de descubrir sus orígenes, especulan que también se impuso a un tercer candidato. El tercero en discordia era Esteban De Luca, un poeta y militar, quien era amigo de López y Planes y también habría presentado su versión del himno.

En noviembre de 1812 fue auditada frente a las autoridades de la Asamblea, en los primeros días de mayo de 1813 la primera interpretación la realizó en su casa la patriota Mariquita Sánchez de Thompson y, finalmente, la Asamblea, proclamó el 11 de mayo, que la canción compuesta por versos de Vicente López y Planes y con música de Blas Parera, se convirtiera en el himno oficial. Eso sí, la versión original es bastante más extensa a la que conocemos hoy en día…

Letra del Himno Nacional Argentino (Versión original)

Oíd mortales el grito sagrado
Libertad, libertad, libertad;
Oíd el ruido de rotas cadenas
Ved el trono a la noble igualdad
Se levanta en la faz de la tierra
Una nueva, gloriosa nación
Coronada su cien de laureles
Y a sus plantas rendido un león.

Sean eternos los laureles
Que supimos conseguir
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar
La grandeza se anima en sus pechos;
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huecos revive el ardor
Lo que va renovando a sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor.

Pero muros y sierras se sienten
Retumbar con horrible fragor
Todo el país se conturba por gritos
De venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.

¿No los veis sobre México y Quito
Arrojarse con saña tenaz?
¿Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y La Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto y llantos, y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
Todo pueblo que logran rendir?

A vosotros se atreve argentinos
El orgullo del vil invasor
Vuestros campos ya pisa cantando
Tantas glorias hollar vencedor
Mas los bravos, que unidos juraron
Su feliz libertad sostener
A estos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.

El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor
El clarín de la guerra, cual trueno
En los campos del sud resonó
Buenos Aires se opone a la frente
De los pueblos de la ínclita unión
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo león.

San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán
La colonia y las mismas murallas
Del tirano en la banda oriental
Son letreros eternos que dicen:
Aquí el brazo argentino triunfó
Aquí el fiero opresor de la Patria
Su cerviz orgullosa dobló.

La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió
Y azorado a su vista el tirano
Con infamia a la fuga se dio
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos a la libertad
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno a su gran majestad.

Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín
Y de América el nombre enseñado
Les repite, mortales oíd:
Ya su trono dignísimo abrieron
Las provincias unidas del Sud
Y los libres del mundo responden:
Al gran pueblo argentino salud.

La música del Himno Nacional Argentino (Versión original)

Vicente López y Planes, el autor

Nació en Buenos Aires, el 3 de mayo de 1785. Hijo de Domingo López y Dominga Planes. Estudió en el Colegio de San Carlos. Se graduó de doctor de leyes en Chuquisaca. Cuando los ingleses invadieron el Río de La Plata, se alistó en el Regimiento de Patricios con el grado de capitán y cantó la victoria con una composición llamada El triunfo argentino. En 1811 fue nombrado Secretario de Hacienda del primer Triunvirato hasta noviembre del mismo año. Fue designado secretario de la Asamblea Contituyente y, claro, su memoria está unida al Himno Nacional Argentino por ser el autor de su letra. Una vez disuelta la Asamblea, en 1815, prosiguió con su carrera política. En 1816 fue nombrado Secretario de Gobierno, cargo que mantuvo hasta 1817, cuando fue elegido diputado en el Congreso en representación de Buenos Aires. Al renunciar Bernardino Rivadavia a la presidencia en 1827, el Congreso General Constituyente lo nombró provisoriamente para ejercer el cargo durante un mes. Fue Ministro de Hacienda de Dorrego. Presidió el Tribunal Superior de Justicia. Tras la caída de Juan Manuel de Rosas, después de la Batalla de Caseros, fue nombrado gobernador de Buenos Aires y, en ese carácter, firmó el acuerdo de San Nicolás de los Arroyos sin permiso de la legislatura provincial. En consecuencia, debido a las discrepancias que generó, se alejó de las actividades gubernativas. Falleció el 10 de octubre de 1856.

Blas Parera, el creador de la música

Nació en Barcelona, España, en 1776. Sus padres fueron Ramón Parera y Bernarda Morat. Cursó sus primeros estudios en las Escuelas Pías, en Mataró, un municipio y ciudad de la provincia catalana, donde también recibió su primera formación cultural. En 1797 llegó al Río de La Plata. Se alistó como voluntario en las filas organizadas para la defensa de la ciudad en las invasiones inglesas y luchó por su patria adoptiva. Su medio de vida eras las lecciones de piano, y actuaba como organista de coro en las iglesias. En 1810 escribió varios cantos patrióticos con motivo de la Revolución de Mayo, y en 1812 un canto A la Memoria de Mariano Moreno, con letra de Fray Cayetano Rodríguez. En 1813, por su ya reconocido talento musical, fue elegido para una tarea de gran responsabilidad: componer la música del que sería el Himno Nacional Argentino. Según divulgadas tradiciones, Esteban de Luca lo llevó a la tertulia de Mariquita Sánchez de Thompson y en el primer ensayo, efectuado ante un selecto auditorio, fue aprobado por unanimidad. ¿Que lo destacó? La consideraron una composición perfecta, con identificación total de la rima y el ritmo, y el lenguaje viril de la armonia. En 1817 regresó a España y falleció en Mataró, el 7 de enero de 1840.

Las modificaciones en el Himno Nacional

Está claro que la versión del Himno Nacional Argentino tal y cual la conocemos en la actualidad está bastante más reducida que la versión original. Y todo tiene su por qué… Resulta que como la composición que llevaron a cabo Vicente López y Planes y Blas Parera alcanzaba cerca de los 20 minutos, se decidió abreviar las estrofas.

Esa tarea fue encomendada al músico porteño Juan Pedro Esnaola, aunque sus arreglos fueron aceptados recién algunas décadas después. Fue en el año 1900, durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca, que empezaron las modificaciones. Además de la duración por la que originalmente se cambió el himno, en ésa época también se sumó que se consideraba que la letra molestaba y complicaba las relaciones del país con España a futuro. Por lo tanto, aunque la idea inicial de Roca era modificar parte del texto, se decidió a través del decreto del 30/03/1900 cuáles estrofas cantar y cuáles no. ¿Qué se resolvió? Que se cantarían los primeros cuatro versos, los últimos cuatro y el coro.

La polémica continuó por años entre historiadores, intelectuales y el periodismo, pero finalmente, en 1928, bajo la presidencia de Marcelo T. de Alvear, se le puso punto final al debate: se formó una comisión y se ratificó la versión de Esnaola con los recortes decretados por Roca.

Juan Pedro Esnaola, el hombre que cambió el Himno Nacional

Juan Pedro Esnaola Himno Nacional Argentino

Nació en Buenos Aires el 17 de agosto de 1808. Fueron sus padres José Joaquín Esnaola y Josefa Picasarri. Sus inclinaciones artísticas lo llevaron al aprendizaje de la música. En 1819 viajó a Europa para perfeccionarse en el Conservatorio de París, donde aprendió contrapunto con los más acreditados maestros y llegó a ser considerado un “niño prodigio”. A su regreso, en 1822, fue ya un compositor dotado de todos los medios técnicos que su época podía proporcionar. Su primer trabajo fue una misa a tres voces, seguido por un réquiem para orquesta, una sinfonía y una cavatina, además de obras de carácter religioso. Se ganó la vida como profesor de música. Entre sus alumnas se contaba a Manuelita Rosas, la hija de su amigos Juan Manuel de Rosas. En 1842 fue nombrado presidente del Banco Central de la Provincia de Buenos Aires y en 1866 de la Casa de la Moneda. Su obra musical de más trascendencia fue el arreglo al Himno Nacional Argentino, que realizó en 1860. Tuvo a su cargo la creación de una Escuela de Música y Declamación, precursora del Conservatorio Nacional. Falleció en Buenos Aires, el 8 de julio de 1878.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *